TRANSCANTABRICO PARA MILEURISTAS.


Seguro que muchos de los lectores habrán oido hablar del Transcantábrico, el crucero ferroviario que recorre líneas de vía estrecha del norte del país durante una fabulosa semana de lujo. El viaje en cuestión es de lo mejorcito del mundo en todos los aspectos y cuesta una barbaridad inasequible para los mortales.


El recorrido es de unos 1000 km y las pernoctaciones se efectúan con el tren parado en las estaciones. Todo está incluido en el precio, desde comidas hasta excursiones.



El nivel de confort está a gran altura y eso hay que pagarlo. Así que hala, vamos a proporcionar al lector una idea de viaje para este verano a precios asequibles incluso para mileuristas. Ojo porque este viaje es para gente diferente a la que le gustan las experiencias especiales y no vale para cualquiera. Vamos a recorrer 1000 kilómetros por un total de 75 euros, que nos proporcionarán barra libre de viajes en tren dentro de la empresa FEVE gracias a la tarjeta FEVERail durante un mes.

El viaje lo empezaremos en la ciudad de León, histórica donde las haya, con un gran ambiente y un casco antiguo exquisitamente restaurado, por lo que habrá que añadir los gastos de desplazamiento hasta la ciudad, a la cual llegaremos la víspera del inicio del viaje. Lo explicaré en plan agencia de viajes. El recorrido del viaje lo veremos al completo en este fichero en formato pdf.

Día 1. Ciudad de origen-León, ideal llegar a mediodía para visitar la ciudad con calma y luego tomarse unas tapas por el barrio húmedo.

Día 2. Hoy nos meteremos entre pecho y espalda 335 km de tren de un golpe, que en FEVE se hacen en siete horas y media a una velocidad tranquila, la ideal para disfrutar del paisaje que se nos avecina. El tren sale de León a las 2 de la tarde y llega a Bilbao a las 21.30, de modo que iremos comidos o llevaremos comida, merienda y cena para ir picando sobre la marcha, cosa que todo el mundo hace en este tren. Hay que estar con antelación en la estación porque no hay reserva de plazas y el tren va hasta arriba, de modo que el primero que llega coge sitio. El viaje León-Bilbao es una auténtica gozada y pasa por lugares irrepetibles. Noche en Bilbao. Sólo hay un tren al día entre las dos ciudades y si nos paramos por el camino tendremos que esperar al día siguiente, así que nos zampamos el recorrido completo de un golpe, de lo cual no nos arrepentiremos. Hay una parada en Mataporquera para el cruce con el tren procedente de Bilbao. También podemos finalizar la etapa en Valmaseda. Otra opción es salir hacia Guardo o Cistierna en trenes precedentes y luego coger allí el tren para no hacerlo todo de un golpe.

Día 3. Bilbao.Hoy sería conveniente hacer algo más suave. O bien visitamos la ciudad tranquilamente o bien hacemos un viaje en Euskotren hasta Bermeo, que habría que pagar aparte. Otra opción impresionante para amantes del tren es coger uno de los trenes hacia San Sebastián y regresar a Bilbao en bus, para variar. El tramo guipuzcoano de la línea ferroviaria es espectacular y pasa por villas preciosas como Deba y Zumaia. San Sebastián es una buena escapada para mi gusto. Hoy también dormimos en Bilbao, que tiene buena capacidad de alojamiento.

Día 4. Salimos a las 8 de la mañana para Santander. Ojo porque el siguiente tren no sale hasta la 1 de la tarde. Pasamos parte del día en esta bella capital. A las cuatro de la tarde tomamos el tren que lleva como destino Oviedo y nos pararemos a dormir en la localidad asturiana de Llanes, que es una villa marinera muy bonita llena de hoteles y restaurantes. Aquí hay muy buen ambiente en verano. Podremos pasear por el puerto y pernoctar por poco dinero. Otra opción es dormir en Ribadesella.

Día 5. Hoy no madrugamos y cogemos el tren para Oviedo a las 11.13, llegando a la capital asturiana al borde de las dos de la tarde. La visita a la ciudad nos llevará toda la tarde y las opciones para comer son buenas y baratas. Alojamiento hay por un tubo.

Día 6. Vuelta a Asturias en tren. Cogemos un tren hacia San Vicente, en la línea Oviedo-Laviana, que los hay cada hora, algunos con transbordo en el Berrón y otros directos. Ahí visitaremos el museo de la minería, que mola mucho. Después cogemos el tren para Gijón ahí mismito y podemos conocer la ciudad tranquilamente. Si hay tiempo podemos llegar desde Gijón a Candás, típica villa marinera. La vuelta la efectuamos en uno de los trenes directos de Feve entre Gijón y Oviedo. Segunda noche en Oviedo.
Día 7. Oviedo-Ferrol. El primer tren sale muy temprano, en torno a las 7.47. Si lo elegimos podremos llegar a Viveiro sobre las 12 de la mañana y así tendremos tiempo para visitar esta villa marinera. Luego hay varios trenes hacia Ferrol, aunque el que nos conviene es el de las 15.51 y que llega a Ferrol en dos horas. Alojamiento en Ferrol. Desde Oviedo hasta Ferrol hay 335 km de viaje en unas seis horas. El tramo panorámico único en Europa es el de la costa de la provincia de Lugo, donde el tren va por la costa y a veces sobre ella.

Día 8. Regreso a la ciudad de origen.El coste del viaje incluyendo alojamientos en hoteles de tres y cuatro estrellas con desayuno y todos los transportes en Feve rondaría los 300 euros por persona, a lo que habría que añadir los gastos de comida, que son bastante bajos en toda la zona. Obviamente hay que contar con lo que nos costará llegar hasta León y volver desde Ferrol.

Sobre esta propuesta se pueden hacer muchos retoques.



Por si hay alguna duda, los trenes regionales en los que se efectúa el recorrido tienen cómodos asientos, WC y aire acondicionado. En determinadas estaciones el revisor nos informará de que podemos bajarnos a comprar algo a la cafetería si sobra tiempo en la parada.

La empresa FEVE no colabora con este blog y la información es de cosecha propia aunque las fotos me las he bajado de su web, que para eso les hago propaganda gratis.

Naturalmente que si vives en Galicia puedes empezar por Ferrol y en ese caso hay que reorganizar la ruta en función de horarios y visitas.